¿Cuáles son los embutidos recomendables para las embarazadas? – Marcelino Ibericos

¿Cuáles son los embutidos recomendables para las embarazadas?

Durante los últimos años, hemos concluido que las embarazadas no deben consumir carnes crudas o semicrudas. El motivo es la toxoplasmosis, una enfermedad que se puede contraer al comer carnes crudas o semicrudas.

El consumo de embutidos durante el embarazo variará dependiendo de los resultados de un test de toxoplasmosis.

Qué es la toxoplasmosis

Tu toxo-test dio positivo. ¿Qué significa? Un positivo indica que el cuerpo ya está infestado y, por lo tanto, la mujer podrá comer embutido durante el embarazo sin problemas.

Dio negativo en la prueba. Esto significa que todavía puede contraer la toxoplasmosis, lo cual es peligroso durante el embarazo. En general, les contaremos qué embutidos están permitidos y cuáles no pueden comer mientras esté embarazada.

Recomendado: Propiedades y beneficios del lomo ibérico

¿Qué embutidos NO se pueden comer durante el embarazo?

Qué embutidos NO se pueden comer durante el embarazo

Durante sus nueve meses, la mujer embarazada no debe consumir embutidos crudos o semicrudos:

Estos productos se pueden consumir si se congelan a una temperatura por debajo de -20 grados Celsius durante al menos tres días.

Tened cuidado con esto, pues normalmente los congeladores de casa no llegan a esa temperatura.

Recomendado: ¿Se puede congelar chorizo?

¿Qué embutidos SI se pueden comer durante el embarazo?

Qué embutidos NO se pueden comer durante el embarazo

Los embutidos que han sido cocinados. El pavo cocido o el jamón cocido y la mortadela (si ha sido elaborado con leche pasteurizada) son buenas opciones. También está el queso, pero hay que tener cuidado: puede ser consumido siempre y cuando se use leche pasteurizada, lo que significa que no es fresco.