¿Qué es la longaniza? – Marcelino Ibericos

¿Qué es la longaniza?

Longanizas aderezadas con salsa verde

Es un embutido estrecho y largo típico de España, que se rellena con una mezcla de carne de cerdo picada, especias y condimentos.

Según su lugar de elaboración, puede estar envuelto con la propia tripa del intestino o por una sintética.

Aunque la forma más común es comer la longaniza cocida, muchas personas deciden comerla cruda, para esto debe estar perfectamente curada. En caso contrario lo mejor sería freírla.

Recomendado: Tipos de sobrasada: ¿Las conoces todas?

Longaniza ibérica

longaniza ibérica lista para comer

La longaniza ibérica se hace con carne de cerdo picada y marinada con especias. Esta carne tiene una esencia y un gusto en el paladar característicos que la hacen fácil de identificar. Para la elaboración de este embutido sólo se puede utilizar carne de cerdo ibérico de cebo o de campo.

Este tipo de embutido ibérico español es producido con carne de cerdo ibérico y especias. Es largo y apretado, y dependiendo de dónde se produzca, es posible que la tripa natural utilizada para el embutido sea sustituida por una tripa sintética o de colágeno.

La longaniza ibérica se consume mejor cocida. Si es fresca y recién hecha, lo mejor es freírla. Pero este alimento es apto para el consumo en crudo también; aunque sólo si ha pasado por un proceso completo de curación, que suele ser de meses.

Hay una creencia popular que dice que comer longaniza es dañino para la salud ya que puede generar colesterol, pero esto solo ocurrirá si lo comes en exceso. Pero como ya hemos comentado, una carne ibérica de buena calidad puede llegar a ser muy beneficiosa para nuestro cuerpo.

Elaboración

Plato perfecto para comer unas longanizas con verduras

Para hacer una longaniza ibérica, necesitarás varios utensilios y un proceso con unos pasos muy concretos. Sólo así podrás hacer un embutido ibérico tradicional que tenga todos sus sabores.

En primer lugar, dispondremos las tripas para poder embutir la carne en ellas. Las deberemos limpiar correctamente, seguidamente las extenderemos y tenemos que verificar perfectamente que no se encuentren en mal estado o picadas.

En la mayoría de los casos, se utilizan trozos de cerdo y tocino para hacer la mezcla. En alguna ocasión se utiliza carne de vacuno, aunque esto no es lo frecuente.

Es primordial tomar en consideración la frescura de la carne para la elaboración, así como su limpieza; con esto nos referimos a que no contenga membranas ni nervios o similares.

Recomendado: Tipos de chorizo: ¿Los conoces todos?

Tendremos que picar todas las piezas, además de mezclarlas. Las piezas con más dureza, así como el tocino se cortarán antes de empezar la elaboración. Esto ayudará a que el proceso se desarrolle sin problemas y nos ayudará a conseguir una consistencia agradable y uniforme.

Una vez que la carne esté bien picada, y mezclada toca adobarla. En este momento, añadimos todas las especias y líquidos necesarios (normalmente vino tinto), así como la sal.

Para hacer una longaniza perfecta, hay que hacer que la masa esté muy apretada. Para ello, tendremos que pinchar la tripa para que salga el aire que queda y se compacte.

Para secar la carne y la tripa, deben colgarse al aire libre entre 1 y 2 días, con temperaturas de aproximadamente 45º. Estos dos factores favorecerán a que la la pieza de longaniza adquiera todo su olor y sabor tan característico.

Sin embargo, después de 48 horas, el embutido aún no está listo para el consumo, ya que debe someterse a un proceso de curación que dura al menos 25 días.

En este punto, nuestro embutido ibérico estará listo para su consumo. Te recomendamos que lo guardes en una bolsa de plástico, para que se mantenga fresco y tenga textura, aroma y sabor cuando lo vayas a consumir.

Recomendado: ¿Se puede congelar chorizo?